...¿A QUIÉN NO PODRÁS AMAR? SI SÓLO HAY UN HOMBRE,
SI SÓLO HAY UNA MUJER, SI SÓLO HAY UN MUNDO...
DANIEL MACÍAS.

sábado, 15 de junio de 2013

domingo, 9 de junio de 2013

ENRIQUE CABEZÓN - DESDECIR - POEMAS





une assurance que oui 

me dices que sabes cuál es el lugar donde estar, siempre lo has sabido y ahora más, / me dices que éste siempre ha sido ese lugar para estar. Aquí // me asomo a laventana / ciego en una ciudad de ciegos // el sol rasga la niebla con sus cuchillos naranjas // te pregunto / por qué nadie quiere ir donde hay tanta luz

                                                         *****

sans titre 

dibujando juntos un paisaje de carne, el pelo del pintor alimenta la mano, el papel y nuestro estómago / somos el humo de esa cazuela que prepara la comida de hoy / nuestros destinos flotan con él / el amor es un mundo de olores / somos el humo del cocido

                                                         *****

tú miras los adoquines / yo miro sus trajes / estamos en el centro de la calle / en la niebla blanca/ de este invierno que es todos los inviernos / me pregunto / en qué momento / nos tocará correr/ y si lo haremos / hacia ellos


                                                         *****

ser el saco / serlo / para justificar los golpes recibidos / para esperar quieto / la seca explosión de los puños / para encajar la vida y sus derrotas / y no sufrir ante el inminente chasquido / de los huesos

                                                         *****

ya sé que lo dejamos de hacer cuando ellos lo ordenaron / que nos premiaron con la golosina de mascota que son / las palmadas en la espalda de los poderosos y sus secuaces / ya sé que así uno vive más tranquilo y que el tiempo traerá / antologías y homenajes / que llenar ese anaquel de historia frustrada y frustrante / qué esperar de las bibliotecas y los cementerios si no silencio / y asépticos aplausos en la distancia / ya sé que todo lo que hacemos los que nacimos a este lado / es sospechoso y genera miedos y odios atávicos / y eso está bien / estoy conforme / con que se sientan así //nos dijeron que vaciásemos de contenido la palabra «escritura» / como el molde de escayola de la cara de un muerto / un vaciado de formas quietas // nos dijeron que no hurgásemos en ese extraño lugar / donde se muerden el cuello veracidad y verosimilitud / ese espacio fértil entre artificio y mentira // nos dijeron pensar solo en la funcionalidad / y nunca mezcléis arte política vida sociedad / demasiados ingredientes— decían / y eso está bien para otros / pero yo no estoy conforme // así que con el vigor en que se ocuparon en anularnos / con la saña que invirtieron en no hacerse eco de nuestra existencia / yo trabajo en llenar de sentido / para mí / la palabra / «escritura» // duela o no

Enrique Cabezón
Desdecir
Amargor Ediciones


jueves, 6 de junio de 2013

PALOMA CORRALES - POESÍA



NOS DIVIDIMOS

Nos dividimos entre la escritura
y la caída
hasta que los fragmentos sangran
debajo del poema

(después de todo,
quizás la poesía sólo sea escisión),

expuesta la palabra a la intemperie
de lo minúsculo
comprendemos, al fin, que cualquier acto
es una migración hacia el misterio,

nos dividimos entre la vida y su reflejo.
                  
                       *****

CERCA DE LA TRISTEZA

me adhiero al verde
como la poesía
a la penumbra y a los pájaros,
como la sal
a la desobediencia
de lo que toca,
me adhiero, aunque no exista,
al musgo pasajero de mi voz
para decirte,
para contarte
que otras manos, no importa en qué lugar,
escribirán
mi piel más detenida,
más constante en su pena
(si es posible),
e irremediablemente más lejana,

que otras manos, hurtándote el espacio,
intentarán la luz.

                       *****

(INSOMNIO)

buscaste en el poema
una vida 
sin saber que arriesgabas 
los árboles y el aire
y ahora que amanece
un presagio
sostiene tus pulmones deshojados.

                       *****

EN CÍRCULO

al árbol que no crece
                             háblale del miedo,
alguien contaminó sus raíces,
búscales una palabra de otra época
–algo como covacha–,
y dile que no tema lo impreciso,
que todos somos huérfanos de causa,

a la lluvia,
recuérdale las ciénagas y el hambre,
ella sabe el dolor de una babosa y
lo absurdo de lo empírico y la muerte,

a las sombras,
–si acaso se aproximan–,
nómbrales la tristeza de lo oculto,
los gestos demolidos
y la desolación
                             del árbol que no crece.

                         *****

SIN EMBARGO

con memoria suicida
hemos llegado
rehenes de nosotros mismos
antes de adivinar lo precario
y su follaje
antes de la caída y de los cuerpos

tal como éramos

ingenuos inaudibles

sin saber cómo suenan
las sombras y las luces
cuando visten la última palabra

sin saber que las horas nos ciñen
y nos presagian.


Paloma Corrales
Hazversidades poéticas
Ed. Cuadernos del laberinto



lunes, 3 de junio de 2013

INMA LUNA - CACELA VELHA


CACELA VELHA

Hasta este sitio insólito llegaron las almejas y los niños perdidos,
los que quieren saber qué sucede después de la tormenta.
Esta puerta tan vieja se abre para nosotros
que no tenemos cerraduras,
que atrapamos el roce de las piedras
y de las casas blancas
y de la marisquera agachada en el límite del barro.

La Tarde en que se quiere dormir la bicicleta
se murieron de sol todas las crías de la gata
y bailan las gallinas, negras y descompuestas.
Baja hasta el imposible.
Mira hasta que te duela el corazón,
arénate.
Sube hasta la terraza que se estrella
y que tiene el sabor del elegante acopio de luna y chocolate.
Los ojos juegan a mariscar la tarde
y recogerlo todo en un saquito de memorias de agua.
La luz se emborrachaba en las cervezas,
la chimenea, el frío de no quedarse quieto.
La niña hambrienta,
la que no pude ser,
me rescata de un turbio delirar
en el que deshojaba margaritas desnuda.
No es que se me cayera el cielo encima
es que se derramaba como un mimo sobre nuestras cabezas.
Voy a juntarlo todo con este vendaval
que rasca las ideas y se lleva lo impuro,
retrasa las pestañas para que nada se interponga en lo visto.
Si me quedo clavada en la marisma
cultivaré coquinas y me alimentaré de flor de mar
mientras pienso en vosotros
como recuerdo el sitio al que no fui,
como os sueño corriendo al lugar fronterizo.

Esta cacela velha no puede ser tan vieja,
esta cacela tan solo puede estar abierta

Inma Luna. 
No estoy limpia. (Ed. Baile del sol 2011)