...¿A QUIÉN NO PODRÁS AMAR? SI SÓLO HAY UN HOMBRE,
SI SÓLO HAY UNA MUJER, SI SÓLO HAY UN MUNDO...
DANIEL MACÍAS.

miércoles, 7 de mayo de 2014

BEGOÑA ABAD - LA MEDIDA DE MI MADRE II - POEMAS



Salió como pudo, a rastras.
Tosió, se sacudió la ropa.
Miró alrededor.
Se limpió las pestañas del polvo.
Se limpió la lágrima.
Se olvidó de mirar atrás
donde estaban ellos.
Se palpó la cabeza
para saberse vivo.
la rodilla con un corte
n o tan profundo como el del alma.
En las manos, aún,
conservaba la tiza
con la que antes
había dibujado un barco
al borde de la playa.
Miró alrededor
buscando una pared en pie
para seguir dibujando el puente.
En medio de la nada lisa
sólo encontró aquella superficie
y escribió su nombre
y el de su hermano
en el vientre de un obús.

           *****

"No debes involucrarte en las historias
es un trabajo, mantén las distancias",
aconseja un padre veterano
a su cachorro que comienza a ponerse en pie.
no te involucres con la mujer violentada,
es un caso que defiendes.
No te involucres con ese estafador
que saldrá absuelto de condenar a la ruina a los otros.
No te involucres con ese perro abandonado.
No te dejes mirar por los ojos
de un niño que agoniza
colgado de los pechos secos de su madre,
ni por el cuerpo del anciano
que se deja morir a su lado
en una tierra seca.
No te involucres, no pierdas el sueño,
no te manches de horrores,
que el mundo necesita gente guapa.

            *****

Hace falta valor para engendrar un hijo
sabiendo, si se sabe,
que será nuestra prolongación.
Hace falta valor para mirarse al espejo
y saber, si se sabe,
que lo que vemos se puede mejorar.
Hace falta valor para reconocer
que si sólo sabemos amarnos
él no aprenderá a amar
y si sólo oímos nuestra voz
él no tendrá otra voz que la suya
Y si sólo vemos nuestro ombligo
él no descubrirá si no el suyo.
Que si comenzamos una tapia
él levantará una muralla
y si comenzamos una batalla
él acabará una guerra.
Que si no le dejamos hablar
él nos tapará la boca.
Y si apartamos la mano
él levantará el puño.
Hace falta valor para engendrar
un nido de serpientes
cuando creemos engendrar 
un nido de palomas de paz.

          *****

Saben que están vivos
únicamente porque temen la muerte.

No avanzan porque moverse
puede conducirles a ella.

No respiran hondo
porque de ese modo la despistan.

Dicen que están vivos
pero salen de sus tumbas cada día.

          *****

La vida es un traje a medida,
una funda en la que cabe todo,
un siniestro disfraz, un disparate.

Es un molesto tejido que a veces incomoda,
un amuleto inútil,
una quebrada pata a la que estás atado,
una ligera liebre que se escapa.
Es un estrecho paso, un paso a nivel,
una cuesta que cuesta, por la que luego rodaremos.
Una barrera a lo innombrable
un tragaluz a lo eterno.
Una excusa para amar, un deseo de ser amado.
Algo externo que nadie soluciona,
algo de lo que nadie se hace responsable nunca.
Un peligroso animal agonizante,
un requiebro, un regalo, un traje inacabado.
Un tren en marcha, una marcha en tren.
Un polvo agotador, una censura,
un deseo carnal, un delicado imán,
un tesoro encontrado en la basura.
Una medida del tiempo sin medida,
una pirueta asombrosa, inesperada,
un todo que, sin embargo,
se nos escapa siempre hacia la nada.

            *****

POETA

Si el poema le gusta
envidiará no haberlo escrito él.
Si no le gusta querrá cambiarlo
como si lo hubiera escrito él.

El poeta vive entre la envidia
y la búsqueda del poema
que siempre se le escapa
en el colador de cazar agua.


Begoña Abad
La medida de mi madre
Olifante  Ediciones de poesía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada