...¿A QUIÉN NO PODRÁS AMAR? SI SÓLO HAY UN HOMBRE,
SI SÓLO HAY UNA MUJER, SI SÓLO HAY UN MUNDO...
DANIEL MACÍAS.

miércoles, 19 de febrero de 2014

BEGOÑA ABAD - CÓMO APRENDER A VOLAR. II



Intenta entender lo de los campos de exterminio
y lee páginas y páginas del espanto.
Intenta ponerse en el lugar
de los guardianes, atroces, abominables.
Intenta entender qué placer hay
en el dolor por el dolor,
del cordero llevado al matadero.
Intenta entenderlo, día y noche,
porque ella ni siquiera pasará a la historia
a pesar de que vive ya en un campo de concentración
y su S.S particular figura en su libro de familia
como el padre de sus hijos.

             *****

Allí Van Van
Allí Van Van
y los cuarenta ladrones.
La toma de posesión se llama
y van en procesión caballeros y damas
a poseerlo todo, a poseerse.
La tierra es suya, tratan de convencerse:
"nos han dado sus votos"
y se frotan sus zarpas como devotos
del reino de Allí Van Van.
Y se pondrán las botas a costa nuestra
igual por la izquierda que por la diestra.
Y aplaudirán sus logros
con sus panzas llenas como los ogros
y subirán escaños
pisando las cabezas como peldaños.
Los guapos, los poderosos, ellos,
Allí Van Van
Allí Van Van
y los cuarenta ladrones.
Lo supe desde el principio
no dan para un poema
sólo pa un ripio.

              *****

La vida es un espacio 
en el que perdonar
y en el que conseguir
ser perdonados.
Todo lo que ocurre en medio
carece de importancia
pero nos hace muy infelices.

              *****

Iré tan lejos
como me lleva mi pensamiento,
pero volveré siempre
a la casa que habito.

              *****

Voy a cumplir sesenta años.
De los sesenta, más de cuarenta
sólo era eso que en el DNI 
ponía: de profesión, sus labores.
Los últimos catorce
he trabajado de portera
en una finca urbana.
Cuando friego, lo hago con dignidad
y cuando termino la tarea,
en ese mismo lugar,
escribo poemas
para defender la dignidad
de los más invisibles,
por si los que la perdieron
entre visas oro y el brillo del poder
quieren hacerles creer
que no tienen derecho a ella.
Cuando miro a los ojos,
cuando hablo, respiro o lloro,
lo hago también con dignidad.


Begoña Abad
Cómo aprender a volar
Olifante ediciones de poesía (col. papeles de trasmoz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada