...¿A QUIÉN NO PODRÁS AMAR? SI SÓLO HAY UN HOMBRE,
SI SÓLO HAY UNA MUJER, SI SÓLO HAY UN MUNDO...
DANIEL MACÍAS.

martes, 20 de marzo de 2012

NATALIA LITVINOVA


YA NO


Hay ojos que no van hacia el rostro.
Caen delante: en el después.
No. Aun más lejos.
En el gesto de lo que ya no.

***

NACIMIENTO


Le arranco los botones a la camisa del que no la lleva puesta. 
Es lo primero que hago con desesperación aun sabiendo que es cosa última.  Porque  primero fue la desnudez y solo después  alguien creó al hombre. Y cuando se distrajo, aparecí yo. Me senté muy cerca, mi jean roto en la rodilla. Su dedo acarició la piel que emergía. No recuerdo haber tenido otro nacimiento.

***
SE MUDAN LOS QUE SE VAN
Ya no soy Ella.    Porque Ella era yo y yo me mudo de casa. Las ramas golpean la ventana. Las ramas golpean. Ella se queda sola. De ese modo, se convierte en una promesa que se ramifica en promesas incumplidas, promesas de amor y en etc. Las ramas golpean la ventana. Las ramas golpean. Quisiera dejarle  la dirección de la casa nueva, para que Ella pueda pasar, decirme: Él volvió,  me busca, ¿qué hacemos conmigo? Las ramas golpean la ventana, las ramas golpean.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada